Trabajar después de ser madre en Argentina

Vida profesional después de la maternidad en Argentina  (y en la mayoría de países).

Tener un hijo es una experiencia que te cambia la vida y es maravillosa, pero también es una rutina nueva a la que tenemos que adaptarnos. Toda mujer sabe que tendrá que dejar un poco su vida personal de lado, pero:

¿Qué pasa desde el punto de vista profesional? ¿Cómo es la difícil tarea de trabajar y cuidar a tu bebé?

En Argentina las mujeres tenemos 3 meses de permiso por maternidad, pero debes dejar de trabajar obligatoriamente un mes o 45 días antes de la fecha de parto, con lo cual sólo nos quedan 45 días o 60 de licencia post-parto.

Los hombres solo tienen 48 horas, y esto nos afecta porque: ¡No podemos hacer todo solas!

La ley, además de ser muy machista, supone que cuando el bebé nace otorga un paquete de súper poderes a su madre, quien además de tener el bebé colgado de la teta todo el día, puede cambiar pañales, llevarlo al pediatra, cocinar,… con un niño de apenas 3 días (¡Ni hablar si has sufrido una cesárea!).

Pasados 60 días y todavía derramando leche de las mamas debes volver a trabajar.

Claro, primero está la difícil tarea de buscar un jardín maternal, en otros países conocido con el feo nombre de “guardería”, y dado que conseguir una plaza vacante en alguno que sea público es tarea imposible, uno privado te consumirá la mitad de tu salario. Es complicado encontrar una niñera en la que puedas confiar plenamente, y si bien la niñera ideal sería una de las abuelas, ahora los tiempos han cambiado y las abuelas son señoras con una vida propia con más actividades que una adolescente de 15 años.

Te dirigís al trabajo llena de culpa y con tu sacaleches en la cartera, porque la ley también dice que te proveerán de un lugar donde puedas sacarte leche para dejarle biberones con leche materna al bebé.

Si tienes muchísima suerte ese “espacio donde muñirte” no será el depósito abarrotado de cajas y cosas que no saben dónde poner.

Afortunadamente también puedes acogerte a una licencia sin sueldo, durante la cual te apretás el cinturón y puede servirte para ir buscando alternativas a los trabajos estándares como meterte en el mundo de los freelancers entre chupetes, pañales y llantos.

Si el embarazo te pilló sin trabajo o decidiste renunciar, el momento de buscar nuevo empleo será el de maquillarte las ojeras, disimular que puedes estar peinada a la mañana y rogar que se interesen por tus capacidades más que por tu familia.

Parece que no es tan diferente que en España.

¿Y tú, te acogiste a algún tipo de permiso especial para cuidar a tu bebé?

¿Tuviste la sensación de que en tu trabajo les preocupaba cómo te organizarías con tu nueva familia?

Artículo escrito por: Cynthia Vilaplana: profesora de español y escritora freelance  cynvilap@hotmail.com  speakspanishba@gmail.com 

¡Ayúdanos a crecer compartiendo este artículo en tus redes sociales 🙂!

MOTIVACIÓN

“El ingrediente más importante en la fórmula del éxito es saber llevarse bien con las personas.”- Theodore Roosevelt

MOTIVACIÓN

Trata de comprender antes de ser comprendido.-Stephen Covey.

MOTIVACIÓN

“Un verdadero amigo es quien te toma de la mano y te toca el corazón”. Gabriel García Márquez .