Si pusiéramos una cámara delante de tus recuerdos, podríamos ver todas las facetas de tu vida: tú de bebé, tu infancia, tu adolescencia, tu juventud, tu vida adulta… tu en todas tus formas… pero siempre tú.

donde fuero tus sueños

¿Qué le dirías al bebé que fuiste? Si pudieras hablarle, ¿crees que estaría orgullosa con lo que has hecho con tu vida? ¿Crees que la bebé se merecía lo que tienes ahora?

No me refiero a lo material, me refiero a tu bienestar, a tus expectativas, a tus metas…

Si pusiera una cámara delante de tus recuerdos: ¿Podré ver al bebé que tuvieron tus padres?

¿Crees que estarían contentos con tu vida? ¿Y tú, lo estás, con la tuya?

Si estas contenta: ¡Adelante, bien logrado! Si no, recuerda que solo tú puedes perseguir a tus sueños.

Elisabeth Hospedales