5 razones para viajar sola

Viajar sola, es una aventura que no puedes perderte.

Tienes unos días libres y te gustaría hacer las maletas e irte a descubrir algún rincón del mundo… Pero estas sola, ninguno de tus familiares ni amigas está disponible…

¿Plan abortado? Pues no: ¡Plan perfecto! Perfecto para pasar unos días contigo misma, conocerte un poco más y disfrutar a tu ritmo, con tu propia organización. Tú y nadie más, aunque sea solo por una vez.

Muchas mujeres de este siglo, me comentan que ellas ya viajan solas por trabajo… ¡Y no hay nada más alejado a la idea de viajar por placer, que un viaje por trabajo! Viajar por placer es una opción que nos permite alejarnos de lo que ya conocemos. Salir de nuestra zona de confort, para vivir nuevas experiencias, que nunca hubiésemos podido experimentar si no salimos de casa.

Siempre que pensamos en viajar, nos imaginamos descubriendo lugares increíbles, paisajes exóticos y culturas fascinantes.

Igual hasta sabemos el lugar exacto dónde queremos ir, pero no siempre encontramos un compañero o compañera de viaje, que pueda disponer de los mismos días de vacaciones que nosotras… O igual si, pero resulta que prefiere otro destino… Y acabamos relegando nuestro viaje.

¿Y si cambiamos las cosas? ¿Y si nos vamos solas? ¿Qué puede pasar?

A veces, por nuestro propio bienestar, necesitamos emprender actividades que sean exclusivamente para nosotras. Y es que no hay nada que perder ¡Todo lo contrario! Muchísimas cosas a ganar, a aprender y a reencontrar.

  1. A unos pocos kilómetros de casa ya empiezas a ver las cosas de forma distinta. Empiezas a sentir con más claridad esos sentimientos que llevas meses tratando de descifrar. Tu mente se despeja y te vuelves a encontrar.
  1. Es una sensación muy liberadora que te ayuda a encontrarte con esa persona con la que llevas tanto tiempo desconectada: TU.
  1. Tú  decides que hacer y cuando. Descubrirás lo gratificante que es viajar a tu propio ritmo y visitar los sitios que más te atraen.
  1. Adaptar tu tiempo a tus preferencias, quedándote en un lugar específico que hayas descubierto y con el que te sientas conectada.
  1. Redescubrir el shopping, ya sea por tiendas tradicionales o por exóticos mercados. Si viajas sola no tendrás la presión de que alguien más te está esperando.

Sí que os recomendaría que buscarais información sobre el país y la ciudad que querías visitar y optarais por destinos seguros.

Hoy en día es fácil, ya que contamos con la ayuda de los blogs de viaje y con excelentes guías escritas.

Como dice Aniko en su blog (http://viajandoporahi.com/quiero-viajar-sola-pero-no-me-animo):

“La personalidad adecuada para viajar sola, no existe. Es una excusa para no empezar, una justificación para quedarte en tu casa con el sueño de algún día irte por ahí. Cada cual viaja como es, y no hay que ser súper simpática ni Miss Valentía para poder viajar sola. Hay que usar el sentido común (todas lo tenemos), la intuición y saber a qué tipo de situaciones podemos llegar a enfrentarnos. El mundo es un lugar con buena onda, aunque les digan lo contrario”.

Definitivamente viajar sola es una experiencia única que todas tendríamos que experimentar, al menos una vez en la vida. Seguro que si lo pruebas, repites.

¡Ayúdanos a crecer compartiendo este artículo en tus redes sociales 🙂!

MOTIVACIÓN

“El mundo es un libro, y aquellos que no viajan leen solo una página”.-San Agustín.

MOTIVACIÓN

“No viajamos para escaparnos de la vida, sino para que la vida no se nos escape.”

MOTIVACIÓN

“Un viaje es lo único que compras que te hace más rico.”